domingo, 13 de febrero de 2011

Chorizos, mollejas y medias reses (La carnicería de Francesco Nardelli)


Quienes miran a la cámara son Francesco Nardelli y su mujer, Concepción del Valle. La foto está tomada en la carnicería que tuvo por más de cuarenta años, en la equina de Rondeau y Castelli. Observen a la clienta, sorprendida por el fotógrafo, los dos serrruchos en primer plano, la jaula con pajarito detrás, el conejo colgado adelante, y la inmensa puerta lateral de madera a la izquierda. Hay detalles que no se alcanzan a distinguir: qué tiene el hombre en la mano, qué otras cosas cuelgan de los ganchos, qué más hay sobre el mostrador de mármol.

Nardelli había llegado de Sopramonte a Buenos Aires en 1902, con 13 años, había estado en Mataderos, en Puente Alsina, pero ya en 1906 estaba en Bahía Blanca, con su tíos Menestrina, y segun parece, siempre estuvo relacionado con el oficio y el negocio de la carne, primero como matarife mayorista:  carneaba y vendía carne a otras carnicerías; alquilaba al ferrocarril un campo, "La Chimenea" que quedaba en Villa Bordeu, en Don Bosco al fondo a las afueras de Bahía Blanca, y llevaban los animales al matadero municipal en una jardinera, recuerda su hijo menor.

Algunos años más tarde se ubicó como carnicero minorista.
El local de la carnicería funcionaba junto a la casa: en el corredor tenían unas argollas y ahí colgaban las medias reses durante 24 horas para que se oreen, luego las guardaban en un cuarto muy oscuro, con hielo que tenía una puerta muy gruesa (hasta que trajeron una heladera Frigidaire con puertas de madera). Cada mañana, Nardelli se levantaba a las 4.30 para descargar las reses, depostar y serruchar a mano los huesos y preparar los cortes para la venta; después ordeñaba la vaca que tenía en el patio y le llevaba la leche a la cama a los hijos. Luego llegaban los empleados que hacían el reparto, aprontaban sus bicicletas y salían con la carne acomodada en unos canastos grandes, y envuelta en un papel blanco. Regularmente preparaban factura (chorizo y embutidos) y si tenían sospecha de que alguna media res no estaba en buenas condiciones venía el veterinario Darlan y si determinaba que la carne estaba "afiebrada", entones se devolvía. Con el tiempo, incorporaron venta de verduras, pan, artículos de almacén y leche que venía embotellada -con tapas cartón primero y de aluminio luego- de la primera pasteurizadora que funcionó en Bahía Blanca, en la Coopertiva de Tamberos Bahía Blanca cuya casa central estaba en la esquina de Corrientes y Alsina*. El negocio entonces, pasó a llamarse "Mercadito del Plata". (Eso nos permite entonces pensar que la foto es anterior al año 1935, ya que con este ultimo nombre aparece mencionado el negocio de Nardelli en la Guía Comercial de La Nueva Pronvicia de ese año) .


Ninguno de los hijos de Nardelli continuó el negocio: aunque Roberto trabajó ahí un tiempo, luego pasó a la administración de catastro y murió a los sesenta años. Mario fue a la escuela industrial, trabajó en los talleres del ferrocarril y en Aguas corrientes y falleció en el año 1974; Francisco, el menor, estudió ingeniería y a esa profesión se dedica hasta ahora. De sus yernos, en cambio, Osvaldo, el marido de una de sus hijas lo ayudó y continuó durante algunos años, hasta que cerró.

Hace pocos meses, a fines de 2010, han terminado -casi- de demoler esa esquina, y el terreno ha quedado de nuevo vacío, cubierto de pasto. Sin embargo, parece que ahí funcionó el primer hospital de Bahía Blanca. Desde 1911 Nardelli alquiló ese inmenso terreno a Echave, padre de quien fuera intendente conservador en Tornquist*, ahí construyó él mismo su casa y su negocio,  ahí crió a sus hijos y recién después de 40 años compró la casa y el terreno a los sucesores de Echave. Su hijo Francisco recuerda la vida del barrio que era casi como una familia, a los clientes, que eran todos conocidos y por eso pagaban sus cuentas casi todos a fin de mes, y la casa de sus padres, siempre llena de parientes, amigos y vecinos.

Nardelli tuvo ahí su casa y su negocio hasta que murió. Un día cerró la carnicería por vacaciones, al día siguiente cenamos y se fue a dormir. Quedó dormido, de un sueño a otro.*

* Se trata del padre de Pantaleón Echave quien fue intendente de Tornquist durante los últimos años de la década del 30. Fue él quien contrató al ingeniero Francisco Salamone para la realización, en esa localidad del Plan de Obra Pública Municipal.y el diseño del palacio Municipal de Tornquist, inaugurado en 1938.

* De todos modos la distribución de leche por medio de carros lecheros -a caballo-continuó en la ciudad de Bahía Blanca hasta inicios de la década del 70.

* Estas notas fueron elaboradas en base a una entrevista realizada en noviembre de 2001 a Francisco Nardelli (hijo). Si alguno de sus sobrinos tiene más datos o conoce versiones diferentes, les voy a agradecer que me los envíen

viernes, 11 de febrero de 2011

 Francesco Nardelli
1888


Innocenzo Nardelli      +    Giulia Ravagni
29-7-1857                             21-8-1863




Giovanni Nardelli + Margherita Nardelli                            Eugenio Ravagni + Felicita Nardelli