miércoles, 29 de febrero de 2012

Sansoni (Trentinos en Punta Alta)



He aquí, a Giuseppe Sansoni, (Vigo Lomaso 18-12-1905 - Punta Alta 6-5-1970).
De él, hasta hace unos días, solo sabíamos que trabajó en un horno de ladrillos, y como peón de construcción en El Perdido (primeros meses de 1925), a las órdenes de su primo hermano Luigi Sansoni; que invertía sus ahorros en la "Banca dei divertimenti" (abril de 1926), que estuvo en Dorrego, Calvo y en El Perddo de nuevo buscando trabajo; que en una oportunidad envió a su primo Camillo Ferrari un paquete de mortadela de regalo (junio de 1927).  Su sobrino homónimo, desde Italia, nos envió una foto en la que posa junto a su hermano Massimo, quien estuvo en Bahía Blanca durante unos pocos años.

El jueves 23 de febrero estuve en Punta Alta, en la casa de su hijo, Raúl Sansoni (Lalo, nacido en 1940), su nuera, Verónica Teiszerski, y su nieto, Roberto Sansoni:


Ahí aprovechamos entonces para repasar la red de parientes Sansoni/Ferrari que llegaron a esta zona entre 1925 y 1949 (Luigi Sansoni y sus hermanos Barberina, Erina y Leopoldo Sansoni; y Camillo Ferrari, sus hermanos Cornelio y Agustín).
Y luego, como un movimiento en espiral, Raúl fue contandonos anécdotas y diferentes aspectos de la vida de su padre:

"Las herencias de los pobres a los cien años mueren todas", dice Raul que decía su padre; que Giuseppe hizo con su hermano Massimo, en Bahía Blanca, en calle Pedro Pico al 500, y que por diferencias económicas en ese motivo se pelearon; que con su primo Luigi Sansoni vinieron a la Base Naval a trabajar en la construcción del casino de suboficiales como socios, pero que al terminar la obra, el socio cobró, y porta, via, Giuseppe se quedó en Punta Alta, trabajó en la base. Que en los años 50 (al igual que sus primos Ferrari en Bahía Blanca) tuvo un negocio de vino, llamado El Porvenir en Brown 381: de hecho durante algún tiempo su primo Cornelio le enviaba camiones con bordalesas cerradas, tal como recibía desde Mendoza. Luego Giuseppe comenzó a comprar vino directamente en bodegas de Río Negro, pero después de unos años empezó a andar mal porque mandaban vino malo, rebajado con agua, en mal estado y mientras estaba todavía Perón tuvo que cerrar. Aunque en esos años además construyó 8 casas para alquilar. En algun momento, además, Giuseppe estuvo en el campo en la zona de Mayor Buratovich (siguiendo a su primo Camilo), pero al cabo de pocos años volvió a Punta Alta.
En 1958 Giuseppe fue a Italia para resolver asuntos referidos a la herencia familiar y regresó a casa después de un año.

En un cierto momento, me muestran esta foto en la que se ven, en el centro, sentados a Raúl y su novia, Verónica; y detrás de ellos, Giuseppe y su esposa, Rosario García Gonzalez; y  me señalan además al joven de lentes que está junto a Giuseppe: Es Rubén Pasquali, me dice Raúl, el hijo de Erina Sansoni. (quién era Erina? dónde vivió? ¿quiénes son sus hijos? ¿dónde están?). Jorge Sansoni es el otro hijo de Giuseppe (¿está también él en esta foto?


Y una anécdota más me cuenta: "En el 45 papá volvió de Buratovich, fundido, pero igual mando mercadería a sus parientes en Italia, a través de la Cruz Roja, latas de café La Morenita, mandó, me acuerdo de eso".

Esta es la esquina de la casa de Roberto Sansoni, nieto de Giuseppe. Así siguen trabajando y yendo para adelante como hicieron en su momento sus abuelos trentinos en Punta Alta.



miércoles, 22 de febrero de 2012

La Banca dei Divertimenti

De Giuseppe Sansoni sabemos que durante los primeros meses de 1926 estuvo trabajando en El Perdido, un pueblo de campaña a 150kms de Bahía Blanca.
Ahora sabemos también que era una persona que trataba de pasarla bien.
En el cuaderno de cartas-borrador de su primo hermano Camillo encontramos esta carta:



Bahía Blanca, 3/4 1926

Mi querido Giuseppe:
Recibí los saludos de tus compañeros, les pregunté cómo andás, me alegré al sentir que estas bien de salud y en buenas condiciones de trabajo (cosas esencialmente necesaria) pero lo que me ha preocupado mucho es sentir que los ahorros tuyos los depositás en el "Banco de las Diversiones". Me dirás que quiero entrometerme en tus asuntos, pero queriéndote como verdadero primo no puedo dejar de sugerirte una advertencia para tu bienestar.
Recordá que ahorrando se progresa y con el progreso se encuentra el bienestar. Me parece una cosa inverosimil que ..... la casa. Debo decirte que tenes trabajo y te encontrás bien, no te dejes seducir por la idea de venir a la ciudad que es mil veces mejor el pueblo que la ciudad. Con la esperanza de....   te saludo cordialmente, tu primo Camillo.

Uno lee esto y se pregunta: ¿cuáles serían esas diversiones en un pueblo como El Perdido?
¿Por qué Camilo desalienta a su primo a venir Bahía Blanca?

Sigilfredo Ferrari

Otro de los trentinos fantasma empieza a tomar cuerpo:

Sigilfredo Ferrari, nacido en Poia el 6 de enero  de 1902, era hijo de Massimiliano Ferrari quien era a su vez hermanastro de Maria Pasi
Según Luis Sansoni, Sigilfredo vivó en La Falda.
Y según una carta de Camillo Ferrari del 2-3-1926, "Sigilfredo trabaja acá [en Bahía Blanca] y vive en el hotel Savoia".









Por otro lado, en el obituario de María Pasi (LNP 12-6-1942) aparece mencionado entre los deudos "su hermano, Egidio Ferrari".


Sigilfredo Ferrari era albañil, soltero y vivió mucho tiempo en el hotel Milano, en la esquina de 11 de abril y Estomba. Luego vivio en la casa de un matrimonio que lo tuvo de pensionista  mucho tiempo hasta que falleció. Fue esa gente la que se ocupó de su entierro.
No era habitual en absoluto mencionar en los obituarios a los hermanos y a los familiares que vivían en Italia. ¿Podríamos pensar que Egidio también estuvo acá en Bahía Blanca?

El 17 de septiembre de 2012 recibí una llamada de la esposa de un nieto de Egidio, que vive a cinco cuadras de mi casa. 

martes, 21 de febrero de 2012

Una foto y seis cartas de Giuseppe Sansoni: solo eso tenemos (por ahora)



Giuseppe Sansoni (con el cigarrillo en la mano) y su hermano Massimo Sansoni, ambos de Vigo Lomaso, en Bahía Blanca.
por ahora s/f

Esta foto me la acaba de enviar Giuseppe Sansoni, que vive en Riva del Garda. En la foto está su padre Massimo (quien estuvo durante un breve período en Bahía Blanca, luego volvió a Italia) junto a su hermano Giuseppe Sansoni.

De este Giuseppe Sansoni aún nadie nos ha contado nada.(De hecho encabeza la lista de los "trentinos-fantasma"!)
Lo único que tenemos son varias cartas que él envió a sus primos hermanos Camillo Ferrari y Luigi Sansoni (llegados  a Bahía Blanca en julio de 1924) entre 1925 y 1927.

El 18 de enero de 1925 escribe desde El Perdido a su primo Camillo.Cuenta que el trabajo en el horno de ladrillos le gusta mucho, aunque tiene que hacer de todo, de cortador a peón, que el primer día hizo 600 ladrillos, el segundo, 400 en una hora; al día siguiente tuvo que apilar y el domingo, trabajó media jornada.

El 6 de marzo, en otra carta desde El Perdido, cuenta que ya no trabaja más en el horno sino que está como peón a las órdenes de su primo Luigi Sansoni; que sus compañeros [sabemos que se trata de Sgalla y Floriolli] se fueron a buscar trabajo a Tandil; y finalmente ofrece dinero a su primo, por si le hace falta.

El 24 de junio de 1926 escribe desde Cnel. Dorrego. Pide excusas a sus primos Luigi y Camillo por haber tardado tanto en escribir, pero - explica- eso fue porque, como se peleaba siempre con el capataz Angelini [aunque no podemos saber dónde estaba], decidió irse a Dorrego y consiguió trabajo de albañil con  un capataz de apellido Valentini.

El 18 de marzo de 1927, desde Calvo escribe -en una interlingua bastante ininteligible- mandando saludos a la esposa de Camillo, Emma, recién llegada de Italia y preguntando varias cosas sobre Bahía Blanca. En esta carta firma Cosse Sansoni

El 12 de junio de ese mismo año, siempre desde Calvo escribe a su primo Luigi Sansoni, le cuenta que su hermano Fedele desde Italia ya le había contado que Barberina -hermana de Luigi, y esposa de Floriolli- venía a Tandil, se alegra de que haya llegado y le pide que, si le escribe, le mande sus saludos. En un margen, como a la pasada, cuenta que su relación con la "serva" de la casa donde paraba terminó, ya que el patrón la despidió porque no servía; y que la dueña de casa tuvo familia. Aquí firma José S.

En una última carta el 27 de junio de 1927 escribe a Camillo
avisándole que le acaba de mandar un paquete de mortadela, que él piensa que lo van a recibir con mucha alegría. Hela aquí esa carta:





Considerar la posibilidad de pensar la vida de alguien en base a estas cuatro cartas, antes -con toda intención - de la entrevista al hijo de este hombre, tiene que ver con una reflexión en torno a "¿cómo se cuenta una vida?", en base a qué datos? cosas que estuve pensando en estos días después de haber leído "El historiador, la literatura y el género biográfico" de Jacques Rancière, Política de la literatura, Bs. As, 2011, 247-268.
La extraña suerte de tener disponibles estas cartas  permite leer la conciencia en presente de Sansoni; estos pequeños -aparentemente insignificantes- episodios permiten analizar una serie mas amplia de implicaciones (como por ejemplo los inmigrantes que se mueven siempre en grupo, la fuerza de los vínculos familiares  y a la vez el establecimiento de relaciones jerárquicas de explotación entre ellos, la disponibilidad de estos trabajadores para desplazarse dentro de una región entre Bahía Blanca y Tandil); pero fundamentalmente, estos textos escritos en una lengua que muestra en la materialidad misma de las palabras qué violento es el impacto, qué proceso de transformación de su identidad experimenta quien juega con su propio nombre en las cartas familiares entre Giuseppe, Cossé, o José. No es una historia con principio y fin, es como un retrato, una instantánea (con todas las distancias con las que uno puede llegar a leer y comprender cartas como estas)
El jueves Raúl Sansoni me va a contar la historia de su padre, entonces tendremos -tal vez- un relato que estará filtrado en primer lugar por sus propios recuerdos, y por lo que recuerde de lo que su padre le haya contado de su juventud, modelado y configurado por la idea (basada probablemente en un principio de "ejemplaridad" -sigo a Ranciere-) que Raúl tiene de cómo debe ser la vida de inmigrante tipo, incluso cuando el entrevistado hace inmensos esfuerzos por demostrar el carácter único y excepcional de su propia experiencia (o la de su padre o abuelo).
Bueno, veremos.
Espero ansiosamente esa entrevista

20 dvds


350 fotografías
180 documentos personales (pasaportes, certificados de todo tipo, boletines escolares, libretas de familia, documentación laboral, diarios manuscritos, &c)
44 cartas
(con lo que se generaron casi 900 archivos de imagen tif de altísima resolución)
40 videos (en algunos casos, entrevistas completas de más de una hora de duración, en otos, una misma entrevista fragmentada en varias partes)
20 archivos audio de entrevistas grabadas con su correspondiente transcripción en documentos Word

Este es resultado del trabajo realizado durante 2011 en el marco del proyecto "Memorias para el futuro: el archivo de los trentinos en Bahía Blanca". Estas son algunas de las cosas que hicimos:

- Conversión a archivos de audio digital (wav) de las cintas grabadas en casettes correspondientes a entrevistas realizadas entre 2002 y 2004. Se trata en varios casos de entrevistas a personas ya fallecidas o que ya no están en condiciones de salud adecuadas para contar sus experiencias.


- Conversión a archivos de video digital (avi) de cintas VHS correspondientes a entrevistas filmadas entre 1997 y 1998 a inmigrantes trentinos ya fallecidos.

- Grabación de entrevistas en audio y/o video a inmigrantes trentinos, o a sus familiares en caso de inmigrantes ya fallecidos. Hubo algunos casos de personas que no quisieron ser filmadas o fotografiadas.

- Digitalización de fotografías, cartas y documentos puestos a disposición del Círculo para la conformación del archivo.

- Elaboración de las fichas correspondientes a cada una de las secciones del archivo (fotografías, documentos, cartas, audios, videos) con las referencias precisas a cada documento digitalizado

- Elaboración de una tabla denominada “Trentinos en Bahía Blanca” con los datos básicos de cada uno de los inmigrantes trentinos conocidos hasta el momento.

La recopilación de material y entrevistas se hizo, en la mayor parte de los casos visitando –maquina de fotografías, escáner y computadora en mano - a cada una de las familias participantes del proyecto; por otro lado, hubo quienes aportaron sus documentos y fotografías en reuniones de Círculo; y, finalmente, personas que viven fuera de Bahía Blanca enviaron sus archivos e historias por correo electrónico.
 
Aunque formalmente las tareas de constitución de este archivo concluyeron el 31 de diciembre de 2001, sabemos que haber sistematizado y ordenado una gran cantidad de material documental y de imagen que estaba disperso no es más que el inicio  de un trabajo que sigue y sigue.
 
Mañana vamos a ir a conocer y entrevistar a Raúl y Roberto Sansoni, hijo y nieto de Giuseppe Sansoni. 

viernes, 10 de febrero de 2012

Rosanna Steck



Rosana Steck, nacida en Povo, Trento en 1944, llegó en 1950 a Bahía Blanca junto con su  madre, María Bertotti  para reencontrarse con su padre, Rodolfo Steck que estaba acá desde hacía tres años. Cuando la entrevistamos en julio de 2004 nos contó estas cosas:

Durante la seguda guerra, con mi mamá estuvimos en un campo de concentración, yo tenia 40 dias, en Alemania... a mi papá, que también estaba prisionero lo conocí cuando tenía 4 o 5 años. Mi mama en la época de la guerra estaba con los padres en Italia, vivíamos en un refugio, yo nací, afanaron una chiva y con eso me criaron, con leche de chiva, viste, en refugio antiaereo entre las montañas cuevas.... Mi vieja le reventó la cabeza de un palo a un alemán, salió a buscar víveres y por ahí se le cruzaba alguno y le dio un ramazo. ... Dos o tres años estuvimos. ... Ella dice que dos por tres la ponían ahí contra la pared, me agarraba a mi...pelaba bolsas de papa, pero yo estaba bien porque había dos alemanas que me habían cuidado, agarraron sábanas, me hicieron pañales, y de noche me cuidaban ellas, y mi vieja dormida me tiro así, tenia un cajón abierto para la ropita y se dio vuelta y me caí ahí, y dice que me pusieron una medallita de la Virgen desatanudos y dice que esa Virgen yo la tenía puesta, y me la habían puesto las alemanas...
...
Treinta y siete vestiditos traje, hechos por mi abuela, cuando vine de Italia y mi mamá también. Aquí, ella me mandó a aprender a bordar a máquina, me compraba cosas para bordar, me hacía sentar dos horas por día, eso tenía que aprender yo.
...
En la Lanera San Blas empecé a trabajar a los 16 años, arreglaba las telas que salían del telar con fallas con una aguja de acuerdo a la trama, la tela la vas tirando, un hilo más grueso, por ejemplo, tenés que cambiarlo todo, a veces, de punta a punta, sesenta metros.
...
Aprendí a coser cuando tenía los chicos chicos; con pedazos buenos les hacía pantaloncitos, enteritos, con una revista, con los moldes pero... porque, por necesidad, viste, aprendés a coser, no porque mi mamá me mandara o porque a mí me gustara, porque no, a mí no... los chicos me dan las medias, ahora, las miro, las dejo, las pongo en una bolsita, para que no se me pierdan Un día digo: - ‘bueno, hoy agarro la aguja’; me siento y llueve, es matemático.”



De los vestiditos de la abuela, los bordados y los ejercicios de costura, a las piezas de 60 metros en la Lanera; de las sábanas con que alguien cosió sus pañales, a los retazos con que ella cosió la ropa para sus hijos, el relato de Rosana pareciera estar signado por una serie de relaciones con "la aguja" que permiten leer desde un punto de vista particular la historia de la situación de las mujeres: la costura como la "esencia misma de la femeneidad del hogar"; el aprendizaje de costura y bordado en los años 50 en Bahía Blanca; su resistencia personal a ese tipo de actividad (y probablemente a la imagen de mujer ligada a ella); la compostura de enormes piezas de tela en una fábrica textil en los años 60 hasta el nacimiento de sus hijos; y la fabricación de prendas de vestir a partir de retazos en los años 80 y 90, en un momento en que el mundo laboral y cultural conocido se ha fragmentad y atomizado.

 Frente a los relatos de inmigración "masculinos" de ascenso y de crecimiento económico individual, o frente a la débil voz de aquellas que parecen haberse adaptado convenientemente a lo que los modelos femeninos hacían esperar de ellas, la historia de Rosanna abre una brecha para pensar en primer lugar, cuáles fueron los precios que hubo que pagar por emigrar; además, cómo las heridas profundas de la guerra y el desarraigo dejan marcas - sobre todo en los silencios, en todo aquello que las experiencias traumáticas mismas impiden sacar a la luz; y finalmente hasta qué punto la historia vivida en este lugar(historia no solo personal: crisis económicas, políticas educativas, o cambios de las condiciones laborales y de empleo) configura la propia identidad y la de la familia.

Rosanna falleció el 7 de febrero de 2012: estos fragmentos de entrevista y este parrafo tomado del trabajo hecho con Sandra Rosetti "Trentinos en Bahía Blanca: el trabajo como factor de tensión entre continuidad y cambio cultural" (2009) quieren ser una suerte de homenaje a una hermosa mujer, que lucho con coraje ante las muchísimas adversidades a las que la enfrentó la vida.

domingo, 5 de febrero de 2012

Maria Pasi + Giuseppe Ferrari ++ Cirillo Campestrin

                                            Maria Pasi + Giuseppe Ferrari (casados en Tandil, 21-2-1887)
21-1-1863 / 11-6-1942          26-5-1859 / 12-2-1903



1890

Juana Ferrari

Guerino Ferrari

Teresa Ferrari

Isabel Ferrari
22-11-1896

Settimo Ferrari (n. en Italia)
12-3-1898

Paolo Italo Ferrari (n. en Italia)
10-3-1899

Valeria Ferrari  (n. en Italia)
20-6-1901


                   Maria Pasi ++ Cirillo Campestrin (en Tandil el 14-11-1905)
                                                                                     4-8-1861

Rosa Campestrin
1906

Alfredo Campestrin
1907








Teresa Basetti + Bautista Pasi ++ Abramo Ferrari

Teresa Basetti + Bautista Pasi


Maria Fortunata Pasi
21-1-1863


Teresa Basetti ++ Abramo Ferrari


Gustavo Benvenuto Ferrari
19-1-1866

Massimiliano Ferrari
26-4-1869

Vigilio Ferrari
26-6-1872

Luigia Ferrari
13-7-1873

Luigia Linda Ferrari
31-8-1876

Egidio Ferrari
17-1-1878




Massimiliano era el padre de Sigilfredo Ferrari. 
Además, los hijos de Maria Pasi y Giuseppe Ferrari hacen un poder a su nombre para que resuelva en Italia, las cuestiones referidas a la herencia familiar

Amabile Sansoni + Aniceto Ferrari

Amabile Sansoni + Aniceto Ferrari
18-5-1857           23-3-1856


Angelo Ferrari 
3-10-1883
16-7-1910 (en America)

Carlo Ferrari
20-6-1885

Rosa Ferrari
2-8-1886

Giuseppe Ferrari
15.4.1894
22-12-1900

Agostino Vitale + Giuseppina Gianordoli
25-11-1895

Camillo Ferrari + Emma Battaia
14-7-1897
24-9-1984

Cornelio Ferrari + Albina Baroldi
23-1-1901
20-9-1957

Umberto Sansoni + Sara Trentini

Umberto Sansoni + Sara Trentini
17-5-1867...............


Leopoldo Sansoni

Placido Sansoni

Luigi Sansoni

Barone Sansoni

Eligio Sansoni

Samuele Sansoni

Elena Sansoni

Barberina Sansoni  

Luigia Sansoni

Erina Sansoni
22-5-1912

Giuseppe Sansoni + Anna Trentini

Giuseppe Sansoni + Anna Trentini
16-6-1881    ..........


Domenico Sansoni
17-3-1895

Giuditta Sansoni
4-7-1896

Fedele Sansoni
20-4-1898

Silvia Albina Sansoni
14-9-1899

Domenico Sansoni
15-5-1901

Massimo Sansoni
9-10-1902

Giuseppe Sansoni
18-12-1905

Andrea Sansoni
23-11-1907

Domenico Sansoni + Barbara Bonavida

Domenico Sansoni + Barbara Bonavida



Fedele Sansoni


Desiderio Sansoni

Luigi Sansoni

Elisa Sansoni

Mansueto Sansoni

17-5-1867