viernes, 9 de diciembre de 2011

Assunta Fruet


Assunta Fruet, viuda de Ivo Nicolussi, nacida en Pergine el 15 de agosto de 1931, abraza a sus nietas Camila y Antonela en la puerta de su casa, en Bahía Blanca.

Assunta es una de esas tantas mujeres que para poder tener su pasaje hacia a la Argentina tuvo que casarse por poder: su novio Ivo estaba ya en la Argentina con sus padres y hermanos desde 1953. Se casaron el mismo día, ella en la parroquia de Caldonazzo, junto a su padre y a otras chicas en su misma situación, él acá en la Iglesia La Piedad.

Cómo fueron las cosas acá después, esa es ya otra historia.

Hay otros Fruet en Bahía Blanca, pero descendientes de friulanos. Y de todos modos, los padres de Assunta eran, ambos alemanes, que se radicaron en Pergine despues de la primera guerra. El punto es que a veces los apellidos de "familia" - como en este caso el apellido de la numerosa familia política de Assunta - llevan a olvidar, a dejar de lado los nombres y apellidos (y con ellos sus historias) de las mujeres, sobre todo de aquellas que vinieron siguiendo a su marido: detrás del apellido del marido, del apellido de los hijos pareciera que se esfumara en cierto modo su identidad, la de sus familias; de cuántas mujeres solo tenemos el nombre una letra inicial y el apellido del marido, de cuántas mujeres solteras probablemente ya no tenemos ninguna referencia? Es el resultado de una inercia, fuertemente instalada, que lleva todo el tiempo a rastrear "genealogías", a trazar "árboles" enhiestos, como si el orgullo fuera solo el de formar parte de un grueso "tronco", con "profundas raíces". Pero si se cambia punto de vista, se deja de lado el paradigma tronco-raíz y se presta atención a las historias de las familias en tanto entramado dinámico, proteico, que se abre en tantas y tan variadas direcciones, entonces las historias de las mujeres se realzan, con sus nombres y sus apellidos, sus segundas nupcias, sus hijos, sus recuerdos, sus experiencias, que es lo que en definitivia -más que una seca red de nombres y apellidos y relaciones de parentesco - más nos interesa.

sábado, 26 de noviembre de 2011

Torta di fregolotti - Torta de almendras


Cuando llegó Amelia Battaia en 1948 a Bahía Blanca donde vivían sus hermanos Emma, Virgilio y Abramo desde hacía veinte años, trajo en su baúl una caja con una torta fregolotti hecha allá, en casa, en Poia.

O sea, tuvo la torta al menos un mes de viaje. Parece que cuanto màs se la guarda mejor resalta su sabor.

Se hace así:
Se desmenuzan 200 gramos de manteca en 300 gr de harina común; se agregan luego un buen puñado de almendras trituradas a cuchillo, 100 gr de azúcar, una pizca de sal, 1 yema de huevo. Se puede agregar cáscara de limón rallada, o una gota (una, no mas) de esencia de vainilla. Se mezcla a mano, y se pone así como si fueran migajas (que eso significa la palabra fregolotti) en la tartera enmantecada y enharinada.
Se cocina a fuego bien bajo, hasta que queda bien dorada. Se parte con los dedos.


domingo, 20 de noviembre de 2011

Vineros



Una de las tantas puntas a partir de la cual puede empezar a contarse algun aspecto particular de la historia de una familia es un objeto como este: una espita, una especie de canilla portátil para sacar vino de las bordalesas, o sea, esos toneles de madera en los que hasta mediados de los años sesenta llegaba el vino.

Esta era de Camilo Ferrari (Poia, 1897) quien se dedicó durante veinte años - entre 1935 y 1957 - al fraccionamiento y venta de vino, primero en la esquina de Rondeau y Sixto Laspiur, luego en la calle Soler al 400 (frente al salón de los deportes) y quien posa acá para la foto, cuando todavía el negocio florecía, toda la familia (Emma Battaia, su mujer, Poia 1906, y Elisa y Carlos sus hijos) trabajaba lavando botellas y damajuanas vacías, llenadolas de nuevo, tapándolas y etiquetandolas:

Camilo Ferrari en el patio de su casa en calle Soler



Pero no solo Camilo se dedicó durante varios años a esto. También sus hermanos Agustín (Poia, 1895) y Cornelio (Poia, 1901) tuvieron sus depósitos de fraccionamiento y venta de vino, uno en pleno centro, en Roca y Estomba, y el otro en Villa Mitre:


Frente del depósito de vinos de Cornelio Ferrari en calle Garibaldi, Villa Mitre  
Actualmente está ahí la sucursal del Banco Credicoop.



Angel Ferrari (Poia, 1926), uno de los hijos de Cornelio nos muestra en su casa en Villa Mitre, no solamente las espitas
sino también los taladros con que se horadaban las bordalesas para sacar el vino. (foto tomada en febrero de 2002) 

Cuando Camilo se mudo a su nueva casa-negocio de calle Soler, se instaló en la esquina de Rondeau y Sixto Laspiur su cuñado, Abramo Battaia (Poia, 1913).

Los hermanos Ferrari no solamente nunca fueron socios, sino que mantuvieron entre ellos una encarnizada competencia: se espiaban, criticaban la calidad del vino que vendían los otros, se disputaban los clientes.

Dejaron el vino a mediados de los años 50 y se dedicaron al campo uno, a la construcción los otros dos. Abramo, en cambio, siguió con el vino, fraccionando tambien él y adecuándose luego afines de los sesenta, a la venta de vino en botellas y damajuanas envasadas en origen. Abramo cerró su negocio en 1991.


Con respecto a esta actividad - a la que, sabemos, se dedicó por casi veinte años- no hemos encontrado hasta ahora ninguna foto, etiqueta o papel de Agustín Ferrari.

Tanto Elisa la hija de Camilo como Angel el hijo de Cornelio, recuerdan la intensidad del ritmo de este trabajo junto a sus padres.

En esta espita que encontré ayer en el galpón de la casa de mis padres ya no queda ningún resabio de olor a vino.

miércoles, 9 de noviembre de 2011

Roncegno en Saldungaray

Fernando Iseppi, su esposa Maria Montibeller, y su familia en Saldungaray

Si vas de Saldungaray a Fra-pal, pasando el arroyo El Toro, donde comienza la primera loma alta sobre mano izquierda, a 300 metro de la ruta, vas a ver dos eucaliptos inmensos: son los eucaliptos de Juan Iseppi. Y están ahí desde hace más de ochenta años, ya que él los plantó en 1925 poco después de llegar a la Argentina. El vino solo con un amigo, Emmanuele Hueller.

Pero cuando llegó a Saldungaray en 1924, ya estaban alli, no solamente sus hermanos -con sus esposas, de apellidos trentinos también ellas- sino también otras familias trentinas que desde fines del siglo XIX se radicaron en la zona como propietarios de campo, los que llegaron primero, y como arrendatarios, los que llegaron después.

En efecto, ya desde 1895 estaban en esa zona los hermanos Montibeller, nacidos los tres en Roncegno: Luigi Montibeller, nacido el 8 de septiembre de 1883, Pietro Montibeller, nacido el 13 de agosto de 1885 y Egidio Montibeller nacido el 5 de marzo de 1887. Seguramente debe haber venido también de Roncegno, alguna familia de apellido Toller ya que Luigi se casó justamente con María Toller y tuvo al menos una hija, María Montibeller.

Pocos años después, en 1905 se afincó en Tornquist Felice Giuseppe Iseppi (hijo de Pietro Iseppi), en un campo de varios miles de hectáreas. Casado con Anna Zen, tuvo tres hijos: José, Ana y Guillermo Felix. En los años 20, Felice vendió todo y volvió a Italia con su familia.(Su hija Anna, nacida en Tornquist en 1916 falleció el año pasado en Italia; y sus nietos conservan aún fotos de sus abuelos en la Argentina)

Y en 1906 llegaron dos primos hermanos de Felice, (hijos de Basilio Iseppi) adolescentes ambos: Ferdinando Stefano Iseppi, nacido el 4 de enero de 1889 -o sea, con 17 años-, y su hermano Leopoldo, nacido el 28 de mayo de 1891 -o sea, de 15 años. Que las familias radicadas en el campo dieron una eficaz recepción y acogida a los recién llegados lo demuestra el hecho de que en pocos años cada uno de ellos tiene a su cargo un campo en arrendamiento y se casan -ambos- con mujeres hijas de trentinos: Fernando se casa con María Montibeller, la hija de Luigi y María Toller; y Leopoldo, con Gisela Zen (de cuya familia aún no sabemos nada). Cada uno de ellos tuvo, además, muchos hijos: Fernando y María Montibeller tuvieron a María, Herminia, Basilio, Juan Félix, Elena, Rene, Teresa, Néstor y Nelly.

Juan Félix Iseppi (hijo de Fernando), a los 13 años, en la cosechadora, 1930 ca.

Leopoldo, por su parte, tuvo a Catalina, Olga, Francisco, Ernesto, Delia y Lidia.
Si a ellos sumamos la familia Hueller, podemos compreder muy bien por qué Juan cuando llegó, no se sintió solo. Y sin embargo, su novia -Maria Centillegher, vino del Trentino. El tuvo cuatro hijos: Primo, Adelmo, Irma y Aldo, varios de cuyos hijos y nietos viven en Bahía Blanca.

Todos estos datos fueron investigados y ordenados por Juan Pedro Iseppi, hijo de Juan Félix Iseppi, nieto de Fernando y María Montibeller, quien vive actualmente en General Lamadrid y es vicepresidente de la Società Italiana del Mutuo Soccorso. Sería fantástico, ahora, ponerle carne y vida a estos nombres y fechas: y para empezar no es poco lo que tenemos: un molino al que, en los años veinte se encaraman un monton de niños; una máquina cosechadora con un adolescente listo para trabar en el campo; y dos inmensos eucaliptos que dan -basta acercarse a ellos- una magnífica sombra.

martes, 8 de noviembre de 2011

Ferdinando, Leopoldo y Giovanni Iseppi

Basilio Iseppi    +    Maria Montibeller



FERDINANDO STEFANO      +      Maria Montibeller
Marter 1889-1936     ........................     


LEOPOLDO     +     Gisella Zen
Marter 28-5-1891  ......................................    


GIOVANNI      +         Maria Centeliegger
Marter 27-12-1894..........................................................                 



Ferdinando Iseppi nacio el 4 de enero de 1889. Vino a la Argentina en 1906. Se casó con Maria Montibeller (argentina) en Tornquist. Tuvo nueve hijos:




- María Iseppi, 1913 + Adán Cortés
- Herminia Iseppi, 1915 +  Aurelio Bacci
- Basilio Iseppi 1917 + Morocha González
- Juan Felix + Isolina Bertellys
- Elena, 1921  +  Toribio Sagredo
- René Ricardo, 1925   +   Teodolina Eduviges Heguelein
- Teresa  +  Virginio Biaggi
- Néstor   +  Dora Etchegaray
- Nelly   +  Alberto Etchegaray

Leopoldo Iseppi nacio el 28 de mayo de 1891 en Marter. llegó con su hermano Fernando en 1906. Estuvo en Saldungaray.Se casó con Gisella (o Josefa?) Zen (argentina). Tuvieron seis hijos:

- Catalina
- Olga
- Francisco
- Ernesto
- Delia
- Lidia

Giovanni Iseppi nació el 27-12-1894 en Marter. Vino a la Argentina en 1924 junto a Hueller. Se casó con María Centilleger y tuvo cuatro hijos:





-Primo
- Adelmo
- Irma
- Aldo

domingo, 6 de noviembre de 2011

Hueller, Hueller


Hueller, Hueller por donde la mires, Noemí Hueller es Hueller por parte de su padre (Emmanuele Hueller, Roncegno 1901) y también de su madre (Emma Hueller, Roncegno, 1908).  Sin embargo, sus padres no se conocieron en Italia sino en Tornquist a principios de los años treinta. Emmanuel llegó a la Argentina en 1924 junto a un numeroso grupo de trentinos que se dirigía a Villa Regina. Por qué razón Emanuel y un amigo de apellido Iseppi no siguieron viaje hacia el Valle del Río Negro sino que se quedaron en Bahia Blanca, es algo que Noemí no sabe; y tampoco es posible saber cómo poco tiempo después llegó a Tornquist, aunque sí él contó muchas veces que trabajaba en las minas de la estancia Funke, y sobre todo cómo encontró a Emma y a sus padres radicados como arrendatarios en un campo de esa zona unos veine años antes.

En la foto: Noemí Hueller, Manuel Hueller, Emma Hueller y un familiar cuyo nombre no sabemos.
Bahía Blanca, 1950

La historia de la familia a partir del casamiento en cambio aparece en el relato muy precisa: Manuel como trabajador en el puerto, en el Ministerio de Obras Públicas en la construccion del Muelle Nacional, la construccion de la casa y quinta en la calle Zapiola (cuya espléndida vegetación aún hoy es posible disfrutar cuando uno visita a Noemí y a su esposo, Néstor Brini), la presencia de Emma hasta su muerte en 2001, la relación con los vencinos y los amigos y conocidos de Villa Regina y el afectuoso vínculo con los primos trentinos:

Aldo Hueller, Noemí Hueller, Nestor Brini y Vittorio Hueller en Bahia Blanca, 2001

Como se puede observar, el jardin no ha perdido su esplendor. Noemí Hueller junto a su hija, Karina Brini:


Sería muy interesante tener datos precisos sobre la colonizacion italiana en el Valle del Río Negro, la CIAC, la Compañía Italoargentina de colonización. En los portales de Villa Regina hay datos muy interesantes, http://www.trentinos.com/es/villa-regina y http://trentinosvr.blogspot.com/2010/01/emigrazione-italiana-in-argentina.html.
Me interesaría saber por ejemplo cómo se reclutaron esos colonos en Italia, de qué otras regiones de Italia provenían, qué vínculo y qué apoyo del estado -tanto argentino como italiano- tuvieron.(que en esos años del fascismo en Italia no es un detalle menor)
Encontré esto en una lista bibliográfica:
Conti, M.: La nostra emigrazione organizzata in Argentina - La Compagnia Italo-argentina di Colonizzazione, Firenze, Istituto Agricolo Coloniale, 1928.


martes, 1 de noviembre de 2011

Trentinos fantasmas

Son esos nombres de los que no sabemos más que eso, el nombre y algun otro dato suelto; nombres de parientes, conocidos  mencionados así, al pasar en alguna entrevista, de quienes hasta ahora no hemos encontrado otro rastro.

Veamos:

Giuseppe Sansoni: primo hermano de Luigi Sansoni, y de Camillo, Agostino y Cornelio Ferrari. Sabemos que vivió en Punta Alta. (actualizado el 20 de febrero de 2012: he aquí sus fotos y su historia)

Egidio Ferrari: aparece mencionado en el obituario de su hermana, Maria Pasi vda de Ferrari y vda de Campestrín. (actualizado el 16 de octubre 2012: he aquí sus fotos y su historia)

Sigilfredo Ferrari: sobrino de Maria Pasi, hijo de otro hermano, Massimiliano Ferrari. Según Luis Sansoni, vivó en el barrio La Falda.

Vittorio Campestrini

Pellizzari: probablemente de Daone, amigo de Fermo Ferrari (de Breguzzo). Era carpintero, mueblero y vivía en Garay al 700 en Tiro Federal.

Rolando Carestía, de Riva del Garda, amigo de Luciano Caravaggi.

Iseppi: llegó a Bahía Blanca en 1924 junto a Manuel Hueller. (actualizado en noviembre de 2011: Juan Iseppi y una enorme familia de trentinos en Saldungaray)

Rosa Segatta, de Sopramonte, 5-7-1902, hija de Francesco Segatta y Maria Ravagni. Vino de Italia en 1926 para casarse.

Enrico Belli: yerno de Francesco Segatta. Dejó a su esposa Anna Segatta y a su hijo Alfonso en Italia. Un día se fue de la casa de su suegro, y no se supo más de él

.

Esto es lo único que sabemos de ellos, por ahora.¿Quiénes fueron? ¿Dónde vivieron? ¿Qué rostro tuvieron? ¿A qué se dedicaron? ¿Quiénes son sus hijos?
Como un rompecabezas, con paciencia, trataremos de ir encontrándolos.

domingo, 23 de octubre de 2011

De las que llegaban al puerto Buenos Aires recién casadas por poder

Muchos italianos mandaban cartas y fotos a sus amigos en su pueblo para que les encuentren novia.


Muchas chicas se casaban por poder para viajar y formar su familia en la Argentina.

La cosa se podía complicar si los novios se veían personalmente por primera vez en su vida -y ya casados- ahí en el puerto de Buenos Aires:
 



Cuando vine en el barco, venían todas, la mayoria venían, casadas (pero no se conocían), por poder, se conocían por una carta, por algún amigo que vivió alla, y ahora vive acá. Y cuando llegamos a destino, a Buenos Aires, bajamos todos juntos,Y resulta que después, cuando bajaban miraban la foto, y miraban a la persona que las estaba esperando, -no se conocían-, ahh, unos gritos, empezaban a llorar, "¡esto no es, no puede ser! una cosa se armó... que no sé ni qué era.

miércoles, 19 de octubre de 2011

Del manantial de Caldonazzo a la punta de riel en Cnel. Suarez: Giorgio Polla



En Caldonazzo hay una arteria que se denomina “Via della Polla” y nuestro apellido deriva de alli. Aparentemente nuestros parientes, siglos atrás, vivian delante de un manantial (polla), de alli que eran los “della polla” y  asi surge “il nostro cognome”.




Así empieza el minucioso trabajo de investigación sobre la historia de la familia Polla realizado hace algún tiempo por Daniela Cecilia Polla, con el aporte de su tía Irma y su abuelo Juan Bautista "Nane", y los de Adriana, Lisandro, Susana, Ricardo, y por supuesto su padre, Juan Bautista "Beto". Aunque todos colaboraron con lo suyo, hoy es Cecilia quien conserva en una valija y cuidadosamente ordenado, un precioso archivo familiar de fotos, cartas, y documentos, obituarios, mapas y hasta un diario personal iniciado hace cien años por su bisabuelo Giorgio Polla poco después de haber llegado a la Argentina.


Como muchos de los inmigrantes que llegaron a principios de siglo, Giorgio Polla, nacido el 23 de abril de 1880 en Caldonazzo, hizo más de un viaje. El primero lo hizo en 1906; a partir de 1909, según su propio diario, estuvo trabajando en Vías y Obras en una de las empresas ferroviarias que por esos años se estaba expandiendo hacia el sur de la provincia de Buenos Aires, el Ferrocarril Rosario Puerto Belgrano. Su puesto era Punta de Riel, como capataz de cuadrilla, para el tramo Bajo Hondo-Punta Alta  En su diario anota los nombres, oficios y jornales del personal a su cargo, entre quienes aparece su hermano Fortunato, cocinero.


Sin embargo, en 1911, Giorgio volvió al Trentino: al llegar tuvo que hacer un breve período de entrenamiento militar en el ejército austríaco, y seis meses más tarde el 20 de Abril de 1912, se casó con su novia Domenica Bailoni, en la Parroquia de Vigolo Vattaro.
Tres meses después, entonces, Giorgio parte por segunda vez, acompañado por Domenica,  en el vapor Indiana, llega a la ciudad de Coronel Suarez el 25 de agosto de 1912, y de ahí a un pueblo cercano Bathurst. Como Giorgio era capataz de la “Cuadrilla Volante”, es decir estaba un tiempo en cada estación a medida que avanzaban los trabajos en la vía, vivían en un vagón-vivienda que les daba el Ferrocarril Rosario a Puerto Belgrano. Domenica cocinaba para su esposo y los peones. Con esta cuadrilla pasaron por los pueblos de Coronel Suárez, las estaciones  El Pensamiento, Las Mostazas, El Divisorio, Lartigau, Coronel Falcón, Quinihual y  D' Orbigny. Por eso, sus hijos nacen en diferentes localidades, de acuerdo con el destino que en esa fecha tenían sus tareas: Irma, el 29 de septiembre de 1913 en Coronel Suárez; Rodolfo Fernando el 7 de setiembre de 1914 en Cnel. Suárez; Jorge Juan -“Jorjin” el 22 de abril de 1916 en  Cnel. Suárez; Julio Mario el 9 de julio de 1917 en  Cnel.  Suárez;  Benjamín Roberto -“Vasco”- el 31 de marzo de 1919 en  Huanguelén;  Juan Bautista -“Nane”- el 25 de abril de 1920 a las 3:15 hs en Huanguelén y Antonio Luis -“Tony”- el 13 de junio de 1922 en  El Divisorio. Los niños iban a las escuelas de las estaciones donde paraban y los cuatro menores fueron tres años a la escuela de la estancia “La Delia” de la Flia. Buedo  en Lartigau.

Benjamín, Juan Bautista e Irma; sentados: Antonio, Julio y el perro Mascota
en Lartigau, junto al vagón vivienca el 6-12-1930

En 1938 Giorgio se jubila y se instala junto a su esposa en Bahia Blanca, en una casa en Pueyrredón 29, a la que llamaban “La Pensión El Campeonato” (por un programa radial) ya que todos los amigos y parientes que llegaban a la ciudad se albergaban en ella.

De pie: Juan Bautista, Antonio, Irma, Julio y Benjamín
sentados: Rodolfo, Domenica, Giorgio y Jorge
Bahía Blanca, 1938

Domenica falleció el 1 de diciembre de 1942, Giorgio solo dos meses después, el 1 de febrero de 1943.


De todo ese inmenso manantial de los Polla he aquí algunos datos sobre uno de ellos, Giorgio.

Cada vez que se revisan los archivos se puede retomar un aspecto diferente de la historia o se puede hacer una nueva lectura de ellos. Esa es la riqueza de una valija como la de Cecilia; y -esperamos- la riqueza de un archivo como este que estamos armando.


jueves, 22 de septiembre de 2011

Fortunata


Hace un mes, pocos días después haber visitado a Fortunata Bazzanella (Roncegno, 1913), y haber conversado extensamente mirando fotos, papeles y documentos, Melissa Hueller su nieta me escribió este mensaje: Te cuento que mi abuela se quedó con ganas de seguir la charla y le dijo a Gloria: "tenia otras cosas para contar, pero en el momento no me acordé porque necesito el tiempo para acordarme".

Fortunata falleció el 20 de septiembre de 2011, a los 98 años.


lunes, 12 de septiembre de 2011

Ferrari, de Breguzzo


Este señor es Titi (Noli Pablo) Ferrari. Pero aclaremos desde ya, no es pariente de los Ferrari da Poia
cuya pista estamos tratando de recomponer. Fue él quien hoy me contó esta historia:
Fermo Ferrari, su padre, nació en Breguzzo el 17 de mayo de 1896, hizo la escuela completa, hizo la guerra (de la que sin embargo, según Titi, nunca quería hablar, a pesar de que tuvo incrustada, hasta su muerte una bala en su pierna), y con su oficio de carpintero, en el año 1924 se vino a la Argentina, junto a su hermano Pedro y su cuñada María, en el Principessa Mafalda (para mas dato).
Entró a trabajar en el Ferrocarril Sud, se trasladó a Tandil en 1925, ahí conoció y se casó con su esposa Arrogación Herrera en 1930, en 1933 fue trasladado a Tres Arroyos (donde nació Titi) y en 1935 -justo el año en que murió Gardel- a Bahía Blanca, para trabajar en el departamento Vías y Obras, en Ingeniero White. Vivieron en la avenida Cerri, justo frente a la Estación: ahí en su casa Fermo tenía un galponcito donde hacía trabajos de carpintería fuera de su horario en el ferrocarril, tenía un parral de novela y tomaba cada noche, café negro con un traguito de vino tinto. Durante la segunda guerra, recuerda Titi, se sentaba todas las noches, pegado junto a su radio, con una antena y sintonizaba onda corta. Y de casualidad, estando ya acá en Bahía conoció a otro carpintero trentino, de apellido Pellizzari, que vivia en Tiro Federal, en calle Garay al 700 (pero del que no recuerda el nombre).
Fermo falleció en 1949, a causa de un cancer de pulmón.
No tenemos todavía una foto de él, pero ya la vamos a conseguir.


PS: lo que sí acabamos de encontrar es una foja del legajo de Fermo en un libro de Registro de Personal del Distrito Vías y Obras del Ferrocarril Sud, Ing.White.



domingo, 4 de septiembre de 2011

Maria Pasi

Esta señora es Maria Pasi.


En esta carta, su primer marido, Giuseppe Ferrari (Vigo Lomaso, 26-5-1858) le cuenta a su amigo y compañero de viaje, Cirillo Campestrini que su esposa acaba de dar a luz -en algun lugar cercano a Tandil- a su hijo, Carlos Ferrari (junio de 1890):


Caro amico Campestrini: lungo dal non vederti da queste parti come impossibile te lo considero il viaggio vengo a farti sapere il ben stare di mia salute, unito alla mia famiglia ti faccio noto che il giorno 5 del corrente mia moglie ha dato alla luce un figlio maschio che li poneremo il nome di Carlo Raimondo, il nome di mio Padre. Avia il desiderio di vederti pero sarà invano per le mie speranze perché non posso partire da casa. Noi stiamo bene, così spero di te e del tuo compagno Pio. Mia moglie ti saluta così pure il Pio e sua famiglia.... manda un bacio ......... risposta di tua novità alla Fonda Asturiana Tandil. Resto col salutarti e una stretta di mano da vero amico e... di te                    ...... ……… Junio 22/90 Jose Ferrari

Querido amigo Campestrini:  como hace mucho que no te veo por acá y considero que para vos es imposible viajar te cuento que estoy bien de salud junto con mi familia, te hago saber que el día 5 del corriente mi mujer dio a luz un hijo varón al que pondremos el nombre de Carlo Raimondo, el nombre de mi Padre.Tenía deseos de verte, pero son vanas mis esperanzas porque no puedo moverme de casa. Nosotros estamos bien y espero que sea lo mismo para vos y tu compañero Pio. Mi mujer te manda saludos ……………………………   respuesta de tus novedades a la fonda Asturiana Tandil. Te saludo, con apretón de manos de verdadero amigo y ……………… de vos.                                              ....................      Junio 22/90 José Ferrari.
 
 
En la foto, María posa junto a su hijo menor, Alfredo Campestrin, nacido en Ing. White el 24 de mayo de 1907:
 
 


Maria Pasi y su hijo, Alfredo Campestrin

Entre su hijo mayor y su hijo menor median 17 años; y además otros siete hijos de apellido Ferrari, un viaje de regreso a Italia, la viudez (en 1903), el regreso a la Argentina con los ocho niños Ferrari incluidos, su matrimonio con Cirillo Campestrin y el nacimiento de sus otros dos hijos, Rosa (1906) y Alfredo Campestrín (1907).

Que vivió un tiempo en el Bulevar Juan B. Justo en la época en que subía la marea e inundaba todas las casas aunque estuvieran construidas sobre pilotes, que luego se mudó, ella con su marido y sus hijos a Ing. White en una casa sobre la calle Guillermo Torres, donde luego funcionó el registro civil; y que pocos años mas tarde se fueron a vivir a Villa Rosas es lo que nos contó, pero per sentito dire, Norma Campestrín, su nieta, que por obvias razones de edad, no pudo conocer a su abuela.

¿Quién nos va a contar algo más sobre María?

De sus hijos, Teresa Ferrari, murió muy joven; y Guerino, Pablo y Valeria Ferrari, y Rosa Campestrín, quedaron solteros.


 

Su hijo Carlo fue ferroviario, jefe de estacion en Saavedra. Pablo tuvo un hijo, Carlos Norman, pero fue criado por la hermana de Pablo, Isabel Ferrari quien se había casado con Agustín Assibat. Finalmente, la otra hija Juana se casó con Salomé Carrizo, de Punta Alta y tuvo cinco hijos.

Tal vez algunos de sus hijos o nietos tengan algún otro papel, o recuerden, o recuerden lo que les contaron...





martes, 9 de agosto de 2011

Recomponer


Estas son Mirta Ferrari y su hija Cintia, y Orasinia Baldomé, la viuda de Roberto Ferrari. Estuvimos con ellas, hace unos días, mirando fotos y documentos de sus respectivos abuelos y suegros, Agostino Ferrari y Giuseppina Gianordoli, él de Poia, ella de Lasino, que llegaron a Bahía en 1928 y tuvieron dos hijos, Roberto (el más pequeño) y Elio (el niño mas grande).



Como suele suceder, hay más fotos y documentos de él que de ella. ¿Será posible, a través de las palabras de sus nietas, de sus nueras, recomponer de algún modo su retrato?

Si fuera posible, al menos eso.



lunes, 8 de agosto de 2011

Angel Ferrari y su señora Luisa (Trentinos en Villa Mitre)


Angel Ferrari vino cuando tenia un año y medio, en 1928, con sus padres, Cornelio Ferrari y Albina Baroldi, y vivio toda su vida en Villa Mitre. Siempre cuenta que nació de casualidad cerca de Como porque su padre y su tío Agustín, de Poia ambos, tenian una empresa de instalacion de líneas eléctricas y por eso la familia cambiaba con frecuencia lugar de residencia.


Angel Ferrari, junto a sus hermanos Duilio y Livio
(Pero ¿quién es la mujer que observa a la derecha?)

Acá en Bahía pasó del negocio de vino de su padre a la empresa de transporte propia: con sus camiones y luego colectivos de turismo recorrió infinidad de veces la Patagonia argentina.

Esto es lo bueno de este trabajo del archivo: que no solamente uno vuelve a encontrarse con tantas personas queridas, sino que además a uno lo miman y agasajan de este modo:




jueves, 4 de agosto de 2011

Pasi, Ferrari y Campestrín (Trentinos en Ing. White 1)



Norma Campestrín es una de las más activas dirigentes del Círculo Trentino de Bahía Blanca, y su abuelo es quien se ve en cuadro que ella sostiene en sus manos, Cirilo Campestrin, nacido en Torcegno en 1861, vino a la Argentina a mediados de 1880, a Tandil primero y a Ing. White después. Cirilo se casó con María Pasi y tuvo dos hijos, Alfredo y Rosa Campestrín. Vivieron un tiempo en el Bulevard XX, en una de esas casas sobre pilotes que quedaban rodeadas de agua cuando subía la marea; luego se mudaron a una casa sobre Guillermo Torres, detras del viejo registro civil y luego se fueron a Villa Rosas. Cirilo falleció en 1934.
Pero, a la hora de contar cuántos fueron sus tíos, Norma de pronto tiene un montón, y salvo su tía Rosa, todos ellos son de apellido Ferrari.

¿Cómo es esto?
Parece ser que María Pasi, trentina también, de Poia había estado casada con Giuseppe Ferrari,de Poia, y tuvo a sus hijos Carlo, Isabel, Juana, Guerino, Teresa, Americo y Valeria (nacida en alta mar) probablemente en TAndil, durante la década de 1890. En algún momento, toda esta familia regresó a Italia, allá falleció Giuseppe, afectado de tuberculosis en el hospital de Arco en 1903, y al poco tiempo, María, con todos sus hijos, volvió a Tandil, se casó con Campestrín en 1905 y tuvo a sus otrs dos hijos.

¿Y qué relación había entre este Giuseppe Ferrari con los otros Ferrari que ya hemos mencionado antes en este blog?
Parece ser que Giuseppe era hermano de Aniceto Ferrari, el padre de Agostino, Camillo y Cornelio Ferrari. Por eso cuando hace muchos años Luis Sansoni recordaba vagamente esta historia hablaba de los Ferrari, dei Ceti, y dei Beppini.

Camillo Ferrari al llegar en 1924, tiene como punto de referencia y la correspondencia le llega a la casa de su primo Guerino Ferrari, en Ing. White.
Sólo esto sabemos por ahora.

¿Quiénes son, dónde están los descendientes de estos tres trentinos, Giuseppe Ferrari, Maria Pasi y Cirillo Campestrín?

El hijo de Campestrín, Alfredo, trabajaba en la Fábrica Industrial de Bolsas de arpillera que la firma Bunge y Born tenía en Ing. White

martes, 26 de julio de 2011

Memorias para el futuro: el archivo de los trentinos en Bahía Blanca


Se trataba, hace unos días, de escribir los nombres de las personas que aparecen en la foto de casamiento. Cada uno de los entrevistados reconocía a dos o tres de sus familiares más cercanos. Sólo cuando pudimos reunir los datos pudimos identificarlos a (casi) todos. Y así, poniendo nombres y apellidos, nosotros, 57 años más tarde volvemos a recomponer esos lazos y esos parentescos que estaban ya a punto de ser olvidados.

En eso consiste justamente esta tarea, a la que estamos abocados durante este año, en Círculo Trentino. Armar un archivo tiene como premisa un principio de reunión: coordinar en un solo corpus, en la sincronía de un sistema, fotografías, documentos, cartas, y también testimonios de vida, a sabiendas que esa operación articula una unidad, pero una unidad que se construye como una configuración ideal: las personas de esa foto apenas llegaron a conocerse entre sí, y sus descendientes ya no reconocen más que a sus propios padres, pero probablemente sea una de las fotos en que más trentinos aparecen juntos: Camilo y Agustín Ferrari, Emma Battaia, Giuseppina Gianordoli, Albina Baroldi, Bruno Dal Ponte, Giulio Grosselli, Angel Ferrari...

De esta foto hemos encontrado, justamente varias copias, en manos de las familias mencionadas. Pero esta es otra diferencia entre el conjunto -nada pequeño por cierto- de fotos que cada uno guarda en su casa y el Archivo. La iniciativa oficial y los recursos económicos vienen de la Associazione Trentini nel Mondo, con el asesoramiento del Museo Storico di Trento, y el objetivo es constituir un archivo digital cuya sede es el Círculo y en una ulterior instancia la ATM. Del cajón del ropero al archivo conservado en una institución como el CT, la ATM o el Museo Storico di Trento, se produce un paso de la esfera privada a la pública gracias al cual la posibilidad de conocer y repensar el pasado no queda fijada en los estrechos márgenes de la anécdota individual o en el difuso nimbo de los relatos estereotipados, sino que encuentra una base firme para capitalizar la riqueza de la pluralidad de las experiencias. Así,  al establecerse de este modo, el archivo puede constituir una herramienta fundamental para superar una mirada meramente sentimental, circunscripta por una nostalgia "inventada" de personas y tiempos pasados.

Como esta foto, llevamos escaneadas muchísimas más. Así, los documentos se reúnen (en un formato virtual, y por ende reproducible) en un lugar, sobre un soporte estable, y están disponibles para ser interpretados ahora, y tambien más adelante. Qué historia escribirán en el Trentino quienes reciban la copia de este archivo es algo que veremos seguramente en algún tiempo. ¿Y nosotros? Ya en lo inmediato estos documentos y estas imágenes nos están permitiendo ajustar ideas, conocimientos y puntos de vista sobre la historia de los inmigrantes trentinos en esta ciudad, sobre la historia de la ciudad misma y sobre nosotros como comunidad.

Eso es tal vez lo que podemos llegar a hacer ahora. Probablemente, dentro de unos años otras personas querrán reordenar todo ese material de otro modo, o leerlo de otro modo, para responder otras preguntas. Justamente para eso estamos haciendo este trabajo. Es que la cuestión del archivo no es una cuestion del pasado, es una cuestion de futuro, una promesa y una responsabilidad para el mañana.

Ne vedem, vala

lunes, 11 de julio de 2011

Mario Grosselli, de la montaña al mar


Son los primeros días de febrero de 1954 y Mario Grosselli, nacido en Madruzzo, Lasino, el 17 de noviembre de 1927 está ya casi listo para partir, en uno de esos programas de "reunificación familiar" que el CIME (Comitato Intergovernativo per le migrazioni europee) había puesto en marcha desde 1951 para contribuir a resolver el problema de la elevada desocupación en los países europeos, firmando acuerdos no sólo en Argentina sino también en Brasil y Chile. Mario tiene 27 años y una amplia experiencia de trabajo como mozo, cocinero, conductor y técnico.



 
En Bahía Blanca lo esperaba su hermano Giulio, llegado unos años antes y muy pronto consigue trabajo en la empresa eléctrica DEBA.

Mario se hizo la casa en Bahía, se casó con Sara Dolly Díaz y tuvo 5 hijos, y tuvo también su casa en El Sauce, cerca de Monte Hermoso donde pasaba largas temporadas, y que disfrutó apasionadamente hasta su muerte en 1994.


Esta era su foto preferida: en Suiza, durante el invierno, su trabajo era ir en un trineo, desparramando bosta sobre la nieve en el sendero para facilitar la marcha.
.


Está todavía esta foto, ampliada, en la sala de la casa de veraneo en El Sauce, junto al mar.




martes, 21 de junio de 2011

Pueblos como cavernas - Paesi come spelonche


Poia, 10 - 11-1927
... In questi paesi la va sempre al pegio e la miseria la trionfa in tutte le fmiglie e se la continua cosí come purtropo continuera le nostre vallate diventa spelonche


En estos pueblos va cada vez peor y la miseria avanza en todas las familias, y si sigue asi, nuestros valles se van a convertir en cavernas.

martes, 31 de mayo de 2011

El grupo de la linyera - La compagnia della lingiera





El pariente saluda al grupo de la lingiera.

Lingiera dicen que le decían a ese pequeño atado de camisa camiseta y ropa interior que llevaban muchos de esos trabajadores que viajaban de aquí para allá en tren, tratando de gastar poco y ahorrar mucho. Con el tiempo la palabra pasó a designar más bien hacia quienes iban y venían de un campo a otro, haciendo trabajos ocasionales durante breves temporadas; y luego, en otro deslizamiento, (como si la palabra misma se hubiese vuelto linyera) terminó signficando vagabundo rural, sin casa ni trabajo fijo, una palabra que llegó a tener tanto un matiz heroico (el linyera como propagador de noticias, y portador de ideas libertarias y anarquistas), como un matiz peyorativo (el linyera como un marginal, un "vago" al que no le interesa tener casa, ni familia, ni ahorrar dinero, ni impresionar al resto de los parientes con sus logros materiales...)

A fines de junio de 1924 llegan a Bahía Blanca cinco inmigrantes trentinos de la Val Giudicaria: Camilo Ferrari, Luis Sansoni (primo hermano de Camilo), Francisco Florioli (marido de la hermana de Luis Sansoni), Silvio Pasi, y Sabino Segala, después de haber dado algunas vueltas en Buenos Aires y de una noche de viaje en tren.
Se instalan juntos en una de las tantas pensiones que por esos días recibían a los cientos de inmigrantes que llegaban a diario, pero a los pocos días cada uno va por su cuenta. Así son esos primeros meses, de ir y venir de una obra en construcción a otra, aquí en Bahía, en el campo o en algún pueblo de la zona, de una cosecha a otra. Van a Hucal, a Dorrego, a El Perdido, a Tandil, vuelven a Bahía, hacen otro contrato, y parten de nuevo.  Y van y vienen siempre en tren, con pocas cosas encima.

La pregunta es ¿cuándo se produjo ese último desplazamiento de sentido? ¿Es en serio, o en broma, que Francisco Floriolli escribe esto a su primo Camilo?


Carissimo cugino

con questa mia ti notifico il benesere cosi spero che sara dite e compagni. Io adeso e due giorni che lavoro al campo ma pero non tanto distante ad andare al paese ci vora un ora a piedi. Qui bisogna lavorare 1 1/2 di più per la comida. Tu sei desideroso di sapere la posizione qui o da dirti che boschi non cene sono ce solamente che nei contorni delle case un poca di arboratura però se sene impianta deve venire perche adeso si vede molti impianti nuovi.
Riguardo alla terra qui e molto miliore che a Bahia. Soto il padrone che lavoriamo noialtri a molto campo ed a davero molto lavoro per la coscecia e pare che sia anche buono.
Io mi chiamo contentissimo essere venuto.
La posta che viene mandela su questo indirizzo: Perdido preso costrutor Gonzalez.
Ti saluta cordialmente, cugino Francesco

Affettuosi saluti ai compagni.
Un altra volta ti potro spiegare la cosa melio.
Arrivederci.
Il parente saluta la compagnia della lingiera


El Perdido, 18-10-24


Queridísimo primo:

Con esta carta mía te cuento que estoy muy bien.Yo, ahora ya hace dos días que trabajo en el campo, pero no está tan lejos, para ir al pueblo hará falta una hora a pie. Querés saber la posición: tengo que decirte que aquí bosques no hay, solamente un poco de arboleda alrededor de las casas, pero si se siembra deben venir. Con respecto a la tierra acá es mucho mejor que en Bahía. El patrón con el que trabajamos tiene mucho campo y tiene verdaderamente mucho trabajo por la cosecha y parece que es bueno. Yo estoy contentísimo de haber venido. Las cartas mandámelas a esta dirección: Perdido, en lo del constructor Gonzáles. Te saluda cordialmente tu primo Francisco.
Afectuosos saludos a los compañeros.
Otro día te explico la cosa mejor.
Hasta la vista

El pariente saluda al grupo de la lingiera.